Las averías más comunes a las que se puede enfrentar nuestro coche

Es inevitable cambiarlas, pero podemos alargar la vida útil de las piezas de nuestro coche

No es un secreto para nadie que en Flexicar vemos a los coches no solo como máquinas, sino como una extensión de nosotros mismos… los coches son una pasión, pero eso no quita que dejen de ser máquinas, y como toda máquina, requiere de cuidados.

Fallas y averías mecánicas habituales
A nadie le gusta visitar al mecánico, pero tener uno de confianza y seguir sus indicaciones puede ahorrarnos mucho dinero en el futuro

Todos nuestros coches se revisan al detalle, pero como máquinas que son, no están exentos de sufrir fallos, bien por desgaste, bien por falta de mantenimiento, bien por edad.

Desde el portal AutoFacil han elaborado una extraordinaria lista de los fallos más comunes que se presentan en nuestras amadas máquinas. Tal como mencionan, ser escrupulosos con los mantenimientos puede evitarnos males peores, aunque con el tiempo es inevitable reemplazar alguna pieza.

  • Embrague: En los coches manuales es uno de los elementos que más se avería. Ruidos, vibraciones o una dureza excesiva a la hora de cambiar de marcha, pueden ser señales de que algo no va bien. La sustitución del embrague puede costar, según modelos, entre 500 y 1.300 euros.
  • EGR: La válvula EGR es un moderno sistema de recirculación para los gases del escape. Se ubica entre el colector de admisión y el escape, por lo que está expuesta a elevadas temperaturas y a la acumulación de carbonilla y hollín, generados en la combustión mecánica. Cambiarla suele costar entre 300 y 1.200 euros de media.
  • Inyectores: Son electroválvulas (normalmente 4) encargadas de suministrar la cantidad exacta de combustible que requiere el motor. Aproximadamente un 14% de las averías más complejas están relacionadas con ellos y que fallen depende mucho del desgate, pero también del uso de combustible de baja calidad o de un mal mantenimiento. Sustituir los inyectores tiene un coste medio de 250 euros por pieza en motores de gasolina, y de 500 euros en los diésel.
  • Catalizador: Es un dispositivo isntalado en el sistema de escape cuya función es reducir la contaminación que generan los gases tras la combustión. Dependiendo del modelo de coche, el precio del catalizador se mueve en una horquilla de precio muy amplia, desde los 200 hasta casi 1000 euros. Si notamos falta de potencia, que el coche se cala con frecuencia, ruidos metálicos en la parte inferior del vehículo o salida de humo denso y de olor extraño por el escape son señales de que el catalizador requiere revisión.
  • Turbo: Este elemento permite sobrealimentar el motor para añadirle potencia en aceleración. Los fallos que más le afectan vienen dados por una mala lubricación o por un exceso de carbonilla en sus conductos. El precio de un turbocompresor varía entre 800 y 1.400 euros.

    Así que ya sabéis, si queréis alargar la vida de vuestros coches, una visita ocasional al mecánico puede resultar más barato a la larga.

    Con información de AutoFacil, para ver el reportaje completo, haz clic AQUÍ

¿Vosotros que opinais? déjanos tus opiniones y comentarios abajo. Para Flexicar, tus opiniones son importantes, y nos ayudan a seguir creciendo

Y recuerda, síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: facebook.com/flexicar.es/

Twitter: twitter.com/Flexicar_es