Normas de tráfico en otros países de Europa.

Normalmente, las normas de tráfico de otros países se diferencian del nuestro en su forma o en el propio contenido. El problema surge cuando tenemos que adaptarnos a ellas en otro país y no estamos al tanto de las peculiaridades de cada región. Es por ello que debemos tener muy en cuenta cuáles son las normas de tráfico en otros países de Europa.

Existen más diferencias de las que pensamos, e incluso normas que consideramos básicas o generales en muchos países, cambian por completo. Para sentirnos seguros en la conducción debemos estar alerta en las novedades y conocer las normas básicas del país al que vamos antes de emprender el viaje.

1. Tasa de alcohol en sangre

En cuanto a la tasa de alcohol en sangre, se podría decir que cada país es un mundo. Las diferencias han llegado a ser tan notablemente grandes, que la diferencia entre el país más tolerante y el menos, es de 0.8 gramos por litro.

  • Países cuya tasa de alcoholemia máxima es de 0,0gr/l: Hungría, Eslovaquia,Rumanía y Chequia. Esta también es así en Italia, Croacia, Austria y Eslovenia, pero sólo en conductores nóveles.
  • Páises con una tasa de alcoholemia de un máximo de 0,2 gr/l: Noruega, Suecia, Finlandia y Chipre (ambas con 0,22gr/l), Plonia y Estonia.
  • Con un máximo de 0,8 gr/l en sangre: Reino Unido y Malta, siendo estos los más tolerantes.
  • Países con una tasa máxima permitida de 0,5 gr/l: el resto de países europeos restantes, por lo que convierten a esta tasa en la más común.

    2. Límites de velocidad: máximos y mínimos.

Las zonas residenciales, las inmediaciones de colegios o algunas vías especiales urbanas suelen tener limitaciones especiales, por lo que probablemente no todas coincidirán con las nuestras y debemos prestar atención a cada una de las señales.

Lo más común es que la gran mayoría de autovías y autopistas tengan una velocidad límite de 130 km/h, y así es al menos en 14 países. Como en todo, existen excepciones, y en este caso Francia limita a 100 km/h la velocidad en caso de lluvia. Y al igual que nosotros en España, Portugal, Suiza, Béligca, Irlanda y Finlandia también están limitados a 120 km/h.

Por otro lado está Alemania, dónde algunas autopistas directamente no tienen límites de velocidad (Autobahn), pero si señales que aconsejan ir a un máximo de 130 km/h.

Por debajo de estos límites encontramos cosas especiales como son el de Suecia, Estonia o Chipre, donde se ha establecido una limitación de 110 km/h, o Reino Unido con 112 km/h en cuyo caso las mediciones se realizan en millas.

Por último, el máximo límite de velocidad que conocemos está en Bulgaria y Polonia, donde está permitido circular a 140 km/h por estas vías.

3. El uso de las luces de cruce

En el caso de las luces de cruce encontramos los dos extremos. Existen países en los cuales es obligatorio su uso las 24 horas del día durante los 365 días del año, como por ejemplo: Austria, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Hungría, Rumanía, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Noruega, Polonia, Rep. Checa, Suecia y Suiza. Mientras que en Bulgaria y Croacia solo es así durante los meses de invierno,

En el resto de los países, como en España, las luces de cruce solo deben llevase encendidas por la noche y en la puesta y salida del sol, o en caso de que las condiciones de visibilidad sean bajas. Sin embargo, se recomienda llevarlas encendidas durante todo el día para garantizar seguridad.

4. Reglas comunes en todo el continente Europeo.

Dentro de este entramado situamos el uso del cinturón de seguridad y las sujeciones infantiles, a excepción de vehículos especiales o por prescripción médica.

El uso del casco en motocicleta o ciclomotor es obligatorio en toda Europa. Sin embargo, en el caso de los ciclistas, normalmente solo se les obliga a llevar casco fuera de poblado, aunque con excepciones. En Suiza, se obliga a llevarlo en el caso de circular a más de 20 km/h.

El uso del teléfono móvil está terminantemente prohibido en todos los países miembros, salvo el uso con el manos libres (excepto en Suecia). En Irlanda la multa por incumplir esta ley puede llegar a los 2000 euros.

En conclusión, con prudencia y atención al volante, la seguridad en Europa está garantizada. Solo debemos informarnos un poco antes de realizar algún viaje y tener en cuenta todas las recomendaciones para realizar el trayecto sin sobresaltos.

 

Deja un comentario