Coche automático vs. Manual: Ventajas e inconvenientes

Los coches de cambio automático fueron la asignatura pendiente de España durante muchos años.

A diferencia de otros lugares como EEUU, nuestro país se encontraba a la cola de Europa en cuanto a la compra de estos vehículos, debido principalmente a que su precio era más elevado, las reparaciones más caras, y el consumo, mucho mayor que el de uno manual.

Actualmente se está produciendo un cambio de tendencia, y las ventas han aumentado considerablemente. Este cambio está relacionado directamente con las mejoras en la electrónica de los vehículos y con la evolución de los cambios automáticos.

A la hora de decantarnos por uno u otro, debemos prestar atención a nuestras necesidades y preferencias personales (frecuencia de uso del coche, modelo que más nos guste y presupuesto, entre otros).

Sin embargo, y en términos generales, se puede establecer una comparativa teniendo en cuenta las principales motivaciones de compra de los conductores:

  • Coste: Comparando las dos versiones de un mismo modelo de vehículo, normalmente, aquellos con transmisión automática presentan un precio más elevado que los de transmisión manual.
  • Seguridad y control sobre el vehículo: A pesar de que existe una creencia generalizada que relaciona el cambio manual con la seguridad del conductor, la realidad es que la verdadera seguridad recae sobre el propio conductor y las medidas que éste adopte, así como de las garantías del vehículo. Por consiguiente, no existe una diferencia destacable en cuanto a fisionomía en los dos vehículos que haga que uno u otro se consideren objetivamente más seguros.
  • Mantenimiento: Normalmente, los vehículos automáticos requieren un mayor número de revisiones y más exhaustivas, y particularmente aquellos que tienen más de 10 años. Además, las reparaciones suelen ser más caras.
  • Consumo: A pesar de que en las cajas de cambio automáticas más modernas se está reduciendo este problema, los coches automáticos tienen un consumo superior. La ventaja del coche manual con respecto al automático se basa en que en el primer caso se puede utilizar el motor como freno reduciendo las marchas.
  • Comodidad: Este factor es relativo, ya que, teóricamente, la conducción automática se supone más sencilla y confortable, al no tener que preocuparse por el embrague y la palanca de cambios. Sin embargo, aquellos que hayan aprendido a conducir en un coche manual, encontrarán la conducción automática más complicada.

Después de haber leído esta información, ya te encuentras un paso más cerca de la elección final.

En Flexicar agilizamos tu decisión poniendo a tu disposición vehículos tanto manuales como automáticos adaptados a tus necesidades, y gracias a la ayuda de nuestro equipo comercial, te ofrecemos la orientación necesaria para garantizar una compra exitosa.