5 aspectos de tu coche que debes revisar de forma periódica.

Da igual si tienes un coche de segunda mano, un coche nuevo, o los muchos o pocos kilómetros que haya recorrido. Para que el funcionamiento de un vehículo sea correcto, hay ciertas cosas que hemos de revisar de forma periódica. El mantenimiento de un coche es algo fundamental, debe hacerse como una rutina básica, por ello, es fundamental que al menos una vez al mes, los siguientes aspectos se encuentren en buen estado y funcionando adecuadamente.

Líquidos

Hay que prestarle mucha atención, especialmente si el coche se queda en la calle. Todos los líquidos de los coches deben estar siempre en los niveles correctos. Por ejemplo: los niveles del aceite, en caso de ser más bajos, trabajarían más de la cuenta; el líquido anticongelante es fundamental para mantener en óptimas condiciones el motor; los limpiaparabrisas deben contener agua para mejorar la visibilidad cuando sea necesario y revisar el líquido de frenos para evitar excesos de presión en la frenada. Este último se encarga de transmitir la fuerza que ejercemos sobre el pedal de freno hacia los cilindros que se encuentran en las llantas, para lograr así la detención del vehiculo. Por ello, este líquido requiere un control más periódico y nunca debemos limitarnos a rellenarlo; debemos llevarlo al taller porque puede deberse a una fuga o a unas pastillas desgastadas.

Luces

En muchas ocasiones, además de ver nosotros mientras conducimos, es muy importante que nos vean. Por ello, las luces del coche siempre deben funcionar correctamente, especialmente las de freno, para que indicar que estamos reduciendo la velocidad al vehículo que nos procede, y así evitar un posible alcance; las de posición, cruce, las largas y anti-niebla son impresdindibles sobre todo en las distintas variantes climatológicas como el anochecer, la noche, el amanecer, la lluvia, la niebla…  Em caso de observar algún mal funcionamiento, deberíamos acudir a nuestro taller de confianza y cambiarla.

Cinturón de seguridad

El cinturón es uno de los elementos de seguridad más importantes del coche, que en la gran mayoría de las ocasiones, puede salvarnos la vida en caso de accidente.  Debemos revisar de forma habitual los anclajes y no sólo comprobar que encajen bien las dos puntas, si no que funciona a la perfección y realiza los movimientos pertinentes en ocasiones extremas. No podemos olvidar cambiarlo en caso de cualquier rotura o desgarre y también, por su puesto, si ha tenido que ser usado en algún accidente.

Presión de los neumáticos

Muy importante controlar la presión de los neumáticos así cómo su desgaste para evitar que el coche deje de adherirse bien a la carretera. Los expertos recomiendan vigilar la presión cada 15 días. Para conocer la presión que ha de llevar el coche, con o sin carga, lo mejor es seguir las indicaciones del fabricante que encontrarás en una pegatina dentro del vehículo, en la tapa del depósito o bien en un lateral de las puertas.

Desgaste de los neumáticos.

Como bien decíamos en el apartado anterior, este junto a la presión, son aspectos muy importantes a tener en cuenta.  Debemos fijarnos con precisión en que la goma se encuentre en buen estado y no haya daños en ella, y que la profundidad del dibujo (trendware) no sea inferior a 1.6 mm, aunque los recomendado es no bajar de los 2 mm.  Además de garantizar una mayor seguridad, también ahorra combustible.

 

Cuando se trata de un coche, es muy conveniente administrarlo y usarlo de manera eficiente.  Ahora existen sistemas de administración de flotillas como el KANANFLEET, el cual permite llevar un control eficiente de los mantenimientos preventivos y/o correctivos del vehículo o flota de vehículos; permitiendo así mantener a su flotilla en óptimas condiciones de operación, ahorrando dinero y tiempo.

En Flexicar prestamos todos los cuidados preventivos a nuestras flotas de coches de ocasión para que sean recibidos por sus dueños en un correcto estado, pero debemos recordar que toda clase de coche una vez comprado, debe llevar unos controles rutinarios durante su ciclo de vida, y deben ser cuidados de una manera eficiente para que puedan seguir transportándonos a todos nuestros lugares favoritos.

 

Coches de segunda mano, seminuevos y de kilómetro cero.

Hoy en día aunque creamos saberlo todo sobre el estado de un coche a la hora de comprarlo, en el momento de la verdad solemos tener dudas sobre diferentes conceptos. ¿En qué se diferencian un coche de segunda mano, uno seminuevo, y uno de km 0? Te explicamos claramente qué significan cada uno. Esto es importante porque lamentablemente todavía hay cierta confusión al respecto entre los consumidores.

Principalmente existen dos categorías de coches que todos sabemos diferenciar: el coche nuevo y el coche usado.

Un coche nuevo corresponde a aquel que desde que se ha fabricado hasta que lo compra un cliente, no ha sido usado de ninguna manera.

El coche usado es aquel que durante ese período de compra si ha sido usado, ha tenido ya un propietario y se ha conducido de manera normal por las calles y carreteras en condiciones habituales.

Dentro de la categoría de coches nuevos, se incluye el coche de km 0. Este coche no ha sido usado de ninguna manera. Su único matiz es que ya se ha matriculado a nombre del concesionario, o de la propia marca, según sea el caso, por lo que en el momento en el que un cliente decide comprarlo, este tiene que hacer un cambio de titular, es decir, se hace una transferencia.

Por lo que un coche de kilómetro cero es un coche nuevo, siempre.

La clasificación de los coches usados viene dada por el tipo de uso y antigüedad que tenga el coche. Aquí se encuentran los coches seminuevos y los coches de segunda mano:

Coche seminuevo. En este grupo se pueden encontrar coches que procedan de compañías de alquiler o cualquier otra flota. En estos casos, el coche suele tener más kilómetros (normalmente no pasan de 25.000 km) y más tiempo (entre uno y dos años de edad).

Coche de segunda mano. Para ser exactos, cualquier coche usado se puede agrupar bajo la denominación de coche de ocasión o coche de segunda mano, pero este nombre suele referirse a los que tienen más tiempo y más kilómetros que todos los demás, simplemente por convenio, para distinguir unos y otros.  Lo más seguro es que estos coches hayan pertenecido a un propietario particular que después de un tiempo se ha querido deshacer de él, por lo tanto, puede haber un poco de todo, desde coches con poco uso y cuidados, hasta coches con muchos kilómetros. Algo que significa que su precio será más bajo que todos los demás.

Ahora que ya tienes claro estos conceptos, es hora de hacer balance en cual de ellos se adecúa más a tus necesidades.

En Flexicar somos muy claros tanto en el estado de nuestros vehículos, como en los trámites y gestiones en la compra o venta de los mismos. Nunca antes comprar un coche de segunda mano fue tan fácil

¿Coches de combustión, eléctricos o híbridos?

¿Quieres comprar un coche de segunda mano y no sabes si decantarte por un coche de combustión, eléctrico o híbrido? Lo que está claro es que los coches eléctricos no son cosa del futuro. Aunque nos encontramos en una etapa en la que las marcas y los consumidores abogan por la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente, las estadísticas todavía apoyan a los coches de combustión, ya que el consumidor sigue viendo más ventajas que inconvenientes en él a la hora de tomar una decisión de compra.

En esta decisión entran muchos elementos en juego: el coste de adquisición, mantenimiento, prestaciones, comodidad, autonomía… Pero también se tiene muy en cuenta otros factores como la lucha contra el cambio climático, o al menos, colaborar en la medida de lo posible a que el aire que respiramos esté menos contaminado.

Los avances en los nuevos modelos de coches eléctricos o híbridos están haciendo que muchas personas empiecen a verlos de la misma manera que a los coches convencionales, con la ventaja de que el consumo es mucho menor ya que los motores eléctricos aprovechan mucho mejor la energía que los de combustión. De hecho, se ha comprobado en algunas ocasiones que el motor eléctrico logra un aprovechamiento del 65-80% de la energía, quedándose el motor convencional solo en un 15-20%. Una diferencia más que evidente.

Pero, ¿qué nos ofrece cada uno?

Coches de combustión:

Pertenecen a una industria con más de 100 años de trayectoria e innovación y nos permiten una mayor autonomía y menos tiempo de carga de combustible. Además, tiene más potencia y rendimiento en situaciones adversas. Los motores de combustión interna pueden desarrollar todo su potencial en altas temperaturas o climas gélidos.

Su hándicap es la contaminación, siendo así el motor con mayor emisión de gases que perjudican el medio ambiente.

Coches híbridos:

Estos están dotados de un motor de combustión interna que combinan con uno o varios propulsores eléctricos. Buscan conseguir una mayor eficiencia energética para conseguir reducir los consumos, parando el motor al detenerse y no emitir emisiones. Utiliza sistemas de recuperación de energía para recargar la batería, como la frenada regenerativa.

Funcionan como un coche convencional, no se carga desde una red eléctrica y su funcionamiento en modo solo eléctrico es muy limitado. Cuando la batería se descarga totalmente, simplemente baja el rendimiento, pero sigue funcionando como un coche de combustión interna.

Híbrido enchufable:

Cada vez son más las marcas que apuestan por este tipo de motor gracias a su máxima eficiencia. Estos motores utilizan un propulsor de combustión interna, con uno o varios propulsores eléctricos, pudiendo así recargar sus baterías en una red eléctrica y con sistemas de recarga en marcha.

Esto les permite disponer de una autonomía real aprovechable para funcionar en modo totalmente eléctrico durante una distancia de 40-60 kilómetros. Una vez se descargue la batería, el motor funciona en su forma habitual, lo que nos permitirá realizar kilómetros sin limitación.

Coches eléctricos:

Lo más importante: emisiones cero. Estos motores no necesitan ninguna otra ayuda y pueden ser de baterías o de pila de combustible. Convierten en movimiento prácticamente toda la energía que produce el motor.

La corriente llega a las baterías enchufándose a la red doméstica o mediante un ‘Wallbox’, que permite una carga más rápida. Unas baterías se pueden cargar del todo en unas 10-12 horas, o las ‘Wallbox’ en 6-8 horas.

Sin embargo, la limitación de estos coches se encuentra en su autonomía reducida. En condiciones normales, utilizando los sistemas periféricos, la autonomía real de un coche eléctrico está entre 100 y 150 kilómetros, con la posibilidad de alargarse en situaciones favorables, lo que les convierte en coches urbanos o interurbanos. A su favor, son totalmente silenciosos en marcha, agradables y fáciles de conducir.

Son los que más ayudas reciben de la administración, pero aun así sus precios son todavía altos.

Los coches eléctricos son una gran promesa para el futuro sin lugar a dudas, pero hoy en día, resulta complicado que sea el único vehículo de un hogar, dada a su limitada autonomía.

Normas de tráfico en otros países de Europa.

Normalmente, las normas de tráfico de otros países se diferencian del nuestro en su forma o en el propio contenido. El problema surge cuando tenemos que adaptarnos a ellas en otro país y no estamos al tanto de las peculiaridades de cada región. Es por ello que debemos tener muy en cuenta cuáles son las normas de tráfico en otros países de Europa.

Existen más diferencias de las que pensamos, e incluso normas que consideramos básicas o generales en muchos países, cambian por completo. Para sentirnos seguros en la conducción debemos estar alerta en las novedades y conocer las normas básicas del país al que vamos antes de emprender el viaje.

1. Tasa de alcohol en sangre

En cuanto a la tasa de alcohol en sangre, se podría decir que cada país es un mundo. Las diferencias han llegado a ser tan notablemente grandes, que la diferencia entre el país más tolerante y el menos, es de 0.8 gramos por litro.

  • Países cuya tasa de alcoholemia máxima es de 0,0gr/l: Hungría, Eslovaquia,Rumanía y Chequia. Esta también es así en Italia, Croacia, Austria y Eslovenia, pero sólo en conductores nóveles.
  • Páises con una tasa de alcoholemia de un máximo de 0,2 gr/l: Noruega, Suecia, Finlandia y Chipre (ambas con 0,22gr/l), Plonia y Estonia.
  • Con un máximo de 0,8 gr/l en sangre: Reino Unido y Malta, siendo estos los más tolerantes.
  • Países con una tasa máxima permitida de 0,5 gr/l: el resto de países europeos restantes, por lo que convierten a esta tasa en la más común. 

    2. Límites de velocidad: máximos y mínimos.

Las zonas residenciales, las inmediaciones de colegios o algunas vías especiales urbanas suelen tener limitaciones especiales, por lo que probablemente no todas coincidirán con las nuestras y debemos prestar atención a cada una de las señales.

Lo más común es que la gran mayoría de autovías y autopistas tengan una velocidad límite de 130 km/h, y así es al menos en 14 países. Como en todo, existen excepciones, y en este caso Francia limita a 100 km/h la velocidad en caso de lluvia. Y al igual que nosotros en España, Portugal, Suiza, Béligca, Irlanda y Finlandia también están limitados a 120 km/h.

Por otro lado está Alemania, dónde algunas autopistas directamente no tienen límites de velocidad (Autobahn), pero si señales que aconsejan ir a un máximo de 130 km/h.

Por debajo de estos límites encontramos cosas especiales como son el de Suecia, Estonia o Chipre, donde se ha establecido una limitación de 110 km/h, o Reino Unido con 112 km/h en cuyo caso las mediciones se realizan en millas.

Por último, el máximo límite de velocidad que conocemos está en Bulgaria y Polonia, donde está permitido circular a 140 km/h por estas vías.

3. El uso de las luces de cruce

En el caso de las luces de cruce encontramos los dos extremos. Existen países en los cuales es obligatorio su uso las 24 horas del día durante los 365 días del año, como por ejemplo: Austria, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Hungría, Rumanía, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Noruega, Polonia, Rep. Checa, Suecia y Suiza. Mientras que en Bulgaria y Croacia solo es así durante los meses de invierno,

En el resto de los países, como en España, las luces de cruce solo deben llevase encendidas por la noche y en la puesta y salida del sol, o en caso de que las condiciones de visibilidad sean bajas. Sin embargo, se recomienda llevarlas encendidas durante todo el día para garantizar seguridad.

4. Reglas comunes en todo el continente Europeo.

Dentro de este entramado situamos el uso del cinturón de seguridad y las sujeciones infantiles, a excepción de vehículos especiales o por prescripción médica.

El uso del casco en motocicleta o ciclomotor es obligatorio en toda Europa. Sin embargo, en el caso de los ciclistas, normalmente solo se les obliga a llevar casco fuera de poblado, aunque con excepciones. En Suiza, se obliga a llevarlo en el caso de circular a más de 20 km/h.

El uso del teléfono móvil está terminantemente prohibido en todos los países miembros, salvo el uso con el manos libres (excepto en Suecia). En Irlanda la multa por incumplir esta ley puede llegar a los 2000 euros.

En conclusión, con prudencia y atención al volante, la seguridad en Europa está garantizada. Solo debemos informarnos un poco antes de realizar algún viaje y tener en cuenta todas las recomendaciones para realizar el trayecto sin sobresaltos.

 

5 cosas que revisar antes de comprar un coche de segunda mano

Comprar un es una decisión difícil. Tenemos mucha oferta de concesionarios y de particulares, de precios, de marcas, etc.

¿Cómo decidir dónde comprar mi coche de segunda mano?

En Flexicar creemos que lo más importante es comprar un coche teniendo la seguridad de que no te estás equivocando y por supuesto que todos los trámites sean lo más fáciles posibles.

Por esto, nuestros vehículos llevan el certificado de calidad Flexicar. Todos los coches pasan por exhaustivos exámenes técnicos y de la calidad. Son revisados con un protocolo de más de 150 puntos. También ofrecemos una garantía de un año ante posibles averías que pueda tener el coche previo a la compra.

Pero entendemos que busques algo más que palabras, por lo que a continuación, vamos a contarte qué tienes que revisar en un coche antes de comprarlo.

5 cosas que revisar en un coche de segunda mano.

Es evidente que lo primero de lo que te tienes que asegurarte antes de comprar un coche de segunda mano es que tenga todos los papeles y que además estén en regla. Pero más allá de los papeleos, tienes que revisar lo siguiente:

  1. El arranque

Comprueba que el motor de arranque no haga ningún ruido raro tanto en el encendido como en el apagado del vehículo. En caso de hacerlo puede ser señal de avería y además de las caras.

  1. Los frenos

Es muy importante, por tu seguridad, que el coche frene bien. Comprueba en marcha que los frenos responden y no suenan. Con el tiempo es un componente que suele fallar y hay que revisar. Además del sonido, comprueba el estado de las pastillas de freno y cuándo ha sido la última vez que se han cambiado.

Examina también que el freno de mano no esté destensado.

  1. Los neumáticos

Revisa el estado de los neumáticos. Que el dibujo no esté muy desgastado y que este desgaste sea regular, ya que si no es así, podría ser signo de algún fallo en la suspensión.

Además, asegúrate de que el volante no vibre cuando pases los 80 km/h, ni que el coche se desvíe a un lado cuando llevas el volante recto.

  1. El escape

El color del humo del tubo de escape puede indicarte diferentes cosas:

El humo blanco puede significar falta de condensación en el escape o falta de carburante en la combustión.

El humo negro puede indicar que consume demasiado combustible.

Pero el peor de todos es el humo azul, que señala un motor desgastado. El arreglo te puede salir bastante caro.

  1. La transmisión

Es lo que transfiere la fuerza del motor a las ruedas. Así que lo que tienes que revisar es: embrague, cambio y transmisiones.

Embrague: comprueba el recorrido del pedal y si hace ruido al pisarlo o soltarlo.

Cambio: que las marchas entren bien tanto con el coche parado como en movimiento.

Transmisión: importante que el coche no vibre al acelerar ni tomar curvas.

En Flexicar somos muy claros tanto en el estado de nuestros vehículos, como en los trámites y gestiones en la compra o venta de los mismos. Nunca antes comprar un coche de segunda mano fue tan fácil.

Coche automático vs. Manual: Ventajas e inconvenientes

Los coches de cambio automático fueron la asignatura pendiente de España durante muchos años.

A diferencia de otros lugares como EEUU, nuestro país se encontraba a la cola de Europa en cuanto a la compra de estos vehículos, debido principalmente a que su precio era más elevado, las reparaciones más caras, y el consumo, mucho mayor que el de uno manual.

Actualmente se está produciendo un cambio de tendencia, y las ventas han aumentado considerablemente. Este cambio está relacionado directamente con las mejoras en la electrónica de los vehículos y con la evolución de los cambios automáticos.

A la hora de decantarnos por uno u otro, debemos prestar atención a nuestras necesidades y preferencias personales (frecuencia de uso del coche, modelo que más nos guste y presupuesto, entre otros).

Sin embargo, y en términos generales, se puede establecer una comparativa teniendo en cuenta las principales motivaciones de compra de los conductores:

  • Coste: Comparando las dos versiones de un mismo modelo de vehículo, normalmente, aquellos con transmisión automática presentan un precio más elevado que los de transmisión manual.
  • Seguridad y control sobre el vehículo: A pesar de que existe una creencia generalizada que relaciona el cambio manual con la seguridad del conductor, la realidad es que la verdadera seguridad recae sobre el propio conductor y las medidas que éste adopte, así como de las garantías del vehículo. Por consiguiente, no existe una diferencia destacable en cuanto a fisionomía en los dos vehículos que haga que uno u otro se consideren objetivamente más seguros.
  • Mantenimiento: Normalmente, los vehículos automáticos requieren un mayor número de revisiones y más exhaustivas, y particularmente aquellos que tienen más de 10 años. Además, las reparaciones suelen ser más caras.
  • Consumo: A pesar de que en las cajas de cambio automáticas más modernas se está reduciendo este problema, los coches automáticos tienen un consumo superior. La ventaja del coche manual con respecto al automático se basa en que en el primer caso se puede utilizar el motor como freno reduciendo las marchas.
  • Comodidad: Este factor es relativo, ya que, teóricamente, la conducción automática se supone más sencilla y confortable, al no tener que preocuparse por el embrague y la palanca de cambios. Sin embargo, aquellos que hayan aprendido a conducir en un coche manual, encontrarán la conducción automática más complicada.

Después de haber leído esta información, ya te encuentras un paso más cerca de la elección final.

En Flexicar agilizamos tu decisión poniendo a tu disposición vehículos tanto manuales como automáticos adaptados a tus necesidades, y gracias a la ayuda de nuestro equipo comercial, te ofrecemos la orientación necesaria para garantizar una compra exitosa.

Cómo elegir la marca y el modelo de coche

Decantarse por un vehículo y comprarlo no es una decisión que deba tomarse a la ligera, ya que antes debemos analizar las características que mejor se adapten a nuestro tipo de vida y a nuestros gustos.

Nosotros queremos ayudarte y te lo ponemos más fácil: por un lado, en Flexicar encontrarás una amplia gama con más de 1.500 vehículos de distintas categorías (familiares, todoterrenos, utilitarios, descapotables, industriales…) adaptados a tus necesidades. Y por otro, te ofrecemos una serie de consejos y recomendaciones que esperemos te sirvan de guía para hacer la mejor elección, teniendo en cuenta factores técnicos y personales.

Factores técnicos:

¿De qué presupuesto dispones? En primer lugar, debes adaptarte a tus condiciones económicas y establecer un presupuesto máximo. Nuestra recomendación es que intentes ajustarte a éste para poder afrontar las cuotas o pagos.

¿Cuáles son tus necesidades de desplazamiento? Piensa para qué quieres el coche, para desplazamientos urbanos o largas distancias, y en función de eso establece el tipo de motor y el número de caballos que necesitará el vehículo.

¿Cuánto espacio necesito? Considera si vas a utilizar de forma frecuente los asientos traseros y el maletero, si vas a efectuar grandes compras, si tienes que colocar sistemas de sujeción infantiles, transportines para mascotas o maletas.

¿Cuántas personas van a viajar de forma habitual en el vehículo?: Si tienes hijos o tienes que llevar a gente mayor, seguramente te preocupe más la comodidad y el espacio para que puedan viajar tranquilos.

¿Qué garantías de seguridad ofrece?: Es uno de los aspectos más importantes a la hora de realizar la compra de un vehículo. Revisa las garantías de seguridad que ofrece cada uno: la adherencia de los neumáticos, el ABS, la asistencia a la frenada de emergencia, la dirección asistida, el control de tracción y los airbags, entre otros.

Factores personales y estéticos:

Después de considerar los aspectos técnicos del vehículo, podrás pensar en tus preferencias personales, como la forma del coche, el color, el número de puertas y los accesorios o complementos, pero especialmente la marca, ya que ésta se asocia con ciertos valores de la compañía: Por ejemplo: Audi se asocia con tecnología de vanguardia, BMW con deportividad y tecnología, Citröen con creatividad y tecnología ingeniosa, Ford con accesibilidad y competitividad en cuanto a calidad-precio y Mercedes con calidad y seguridad.

Sabemos que una decisión de este tipo requiere cierta meditación para tener en cuenta toda la información recopilada, así que tómate tu tiempo.

Y tomes la decisión que tomes, esperemos que le saques el mayor rendimiento posible y sobre todo que lo disfrutes.

 

10 consejos para desplazamientos en verano

Sombrilla, crema solar, un buen libro… ¡seguro que ya tienes todo a punto para emprender la ruta hacia la operación salida de este verano!

Durante la época estival se producen más desplazamientos en coche, y por este motivo desde Flexicar te ofrecemos una serie de recomendaciones para que disfrutes de un viaje seguro y agradable:

  • Organiza el viaje con antelación: Realiza una lista con aquellas cosas que necesitarás durante el trayecto y planifica las paradas (recomendables cada 2 o 3 horas). ¡Y no olvides la documentación!
  • Cuidado con la carga: Coloca tus pertenencias preferiblemente en el maletero, y en caso de tener que situarlas en el habitáculo del coche, supervisa que éstas estén bien ancladas.
  • Evita conducir en horas de calor y en horas punta: Ten en cuenta que la temperatura se multiplica en el interior del coche, por lo que resulta imprescindible climatizarlo de forma adecuada y tratar de estacionarlo a la sombra.
  • Lleva siempre al menos una botella de agua fresca para mantener a los pasajeros y al conductor hidratados.
  • Evita comidas copiosas que puedan dificultar la digestión y causar molestias durante la conducción.
  • Revisa el vehículo antes de desplazamientos largos: Es aconsejable realizar una revisión completa del coche en el que se va a realizar el viaje para evitar imprevistos de última hora o averías inesperadas.
  • Ojo a la velocidad: Aunque estemos deseando llegar a nuestro destino, debemos respetar siempre los límites de velocidad y las normas de tráfico para garantizar un viaje seguro para nosotros y nuestros ocupantes, así como para el resto de conductores.
  • Utiliza un GPS si desconoces el camino: Te resultarán útiles apps como Google Maps, que permite descargar la ruta previamente.
  • Presta especial atención a tus pasajeros, sobre todo en caso de viajar con niños, personas mayores o mascotas: Asegúrate de que los sistemas de sujeción están correctamente anclados, de que todos llevan puesto el cinturón de seguridad e infórmate de las opciones de transporte disponibles para viajar con animales (transportín, cinturón de seguridad, etc).
  • Recuerda que lo importante es llegar. ¡Buen viaje y felices vacaciones!

Llega la nueva ITV 2018: conoce todas las novedades

Si eres de esas personas a las que les gusta tener todo a punto, anota el 21 de mayo en el calendario: hoy entra en vigor el nuevo reglamento de la ITV. Echa un vistazo a esta entrada del blog para enterarte de todos los cambios:

  • Es posible solicitar una segunda revisión en el caso de obtener un resultado desfavorable en la primera. Una vez subsanados los problemas detectados, el nuevo reglamento permite solicitar una segunda inspección en una estación distinta. ¡Recuerda que ésta podría ser de pago!
  • En lo relativo a los vehículos adquiridos en otros países de la Unión Europea, los plazos de inspección y la legislación dependerán del país de origen.
  • Estará permitido pasar la ITV hasta un mes antes de tiempo: Si se opta por esto, la fecha de vencimiento se seguirá respetando.
  • Aumento de control de los sistemas de seguridad de los vehículos. Será posible acceder al ordenador del vehículo a través de los nuevos dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD) para unidades matriculadas a partir de 2006. Será obligatorio para todas las estaciones de ITV disponer de este sistema. Sin embargo, los vehículos anteriores a esta fecha, estarán exentos.
  • Los vehículos renting de uso privado y matriculados a nombre de un conductor, que antes debían pasar la inspección cada dos años, a partir de ahora lo harán cada cuatro.
  • Posible aumento del precio de la ITV: Esto se deberá a la inversión que tendrán que realizar las estaciones de ITV en maquinaria y tecnología.
  • Para que un vehículo sea considerado clásico y tenga derecho a una inspección diferente, tendrá que tener al menos, 30 años, frente a los 25 actuales.

Recuerda que:

  • La primera inspección se debe realizar cuando el automóvil cumple 4 años desde la fecha de su matriculación. Si éste tiene entre 4 y 10, la ITV pasa a 2 años, y a partir de entonces, anual.

Circular en un vehículo que no haya pasado la inspección de la ITV o con una ITV desfavorable, es sancionable con una multa de 200€. Este importe alcanza a los 500€ si la ITV es negativa.

5 claves para pasar la ITV a la primera

El momento ha llegado y no podemos aplazarlo más: toca pasar la ITV.

Cada cierto tiempo, todos tenemos que enfrentarnos a esta situación, y a pesar de tener todos los papeles en regla y las revisiones del taller al día, no podemos evitar esos pequeños nervios antes de confirmar que nuestro vehículo se encuentra en buen estado.

Continuar leyendo “5 claves para pasar la ITV a la primera”